¿Pensando en emprender? No eres el único. Cada día son más las personas que sueñan y esperan algún día tener un negocio propio que no solamente les ofrezca la oportunidad de dedicarse a algo que les apasione sino que, además, les permita tener mayor libertad con su tiempo y su dinero.

Sin embargo, a pesar de que cada día son más aquellos que tienen ese espíritu emprendedor, no todos tienen conocimiento profundo sobre lo que significa emprender: ventajas, desventajas, cómo iniciar un negocio, qué tipo de negocios rentables pueden desarrollarse hoy día, etc.

Por eso, en este post te vamos a explicar cuáles son los puntos positivos y los puntos negativos de tener un negocio propio, además de dar varios consejos para quien desea empezar en este mundo.

¿Emprendes con nosotros? ¡Comencemos!

Ventajas de tener un negocio propio

¡Comencemos con las buenas noticias: veamos las ventajas de emprender y decirle adiós para siempre a los jefes y horarios de oficina!

No tienes que seguir órdenes de un jefe

Cuando emprendes en un nuevo negocio físico o por Internet tienes la ventaja de ser tu propio jefe y lograr la tan anhelada autonomía laboral. Tú mismo puedes organizar tus pautas, tareas y actividades según tu ritmo de trabajo, preferencias y disponibilidad.

Ser tu propio jefe te permite descubrir tu metodología de trabajo ideal y aprender cosas que quizás nunca imaginaste hacer.

Eliges tus horarios de trabajo

Otra de las grandes ventajas que tienes cuando emprendes y creas tu propio negocio es que puedes elegir tu horarios de trabajo y combinar la vida personal, familiar, de pareja y profesional.

Esto es algo que debes manejar con mucho cuidado: el hecho de no tener un horario que cumplir puede ser tentador para hacer un montón de cosas y dejar a un lado el trabajo, así que te recomendamos que aproveches esta flexibilidad de una forma inteligente y aprendas a gestionar muy bien tu tiempo y priorizar las actividades de acuerdo a tus objetivos.

Eliges dónde trabajar

Cuando emprendes – sobre todo si decides crear algún tipo de negocio digital – puedes trabajar desde cualquier lugar. Desde tu salón, tu habitación, la biblioteca más cercana o tu bar favorito. Cualquier sitio es perfecto para coger inspiración y ganar dinero.

Puedes crear algo que deje huella

Emprender y crear un negocio propio es una gran oportunidad para crear algo que resulte importante para ti y deje huella en el mundo. Hoy día existen un montón de negocios rentables e iniciativas empresariales que más que producir dinero buscan satisfacer una necesidad, cubrir algún tipo de carencia y lograr que la vida de sus clientes sea mucho mejor.

Puedes dedicarte a lo que verdaderamente te apasiona

No tiene sentido emprender en algo que no te guste, ¿verdad? Cuando emprendes tu propio negocio y trabajas por tu propio beneficio tienes la oportunidad de trabajar en algo que realmente te apasiona y motiva.

¿Podría existir algo más gratificante que eso?

Puedes ganar mucho más dinero

Así es, cuando emprendes dejas de trabajar por el beneficio económico de alguien más y comienzas a obtener mayores ingresos para ti. Puede que al principio los ingresos de tu negocio sean minúsculos, pero con el tiempo comenzarás a darte cuenta de que vale la pena.

Tomas decisiones más estratégicas

Tener tu propio negocio te enseña a pensar mucho más las cosas antes de hacerlas y a tomar decisiones más estratégicas. ¡Una mala decisión podría costarte el éxito de tu proyecto de emprendimiento!

Tienes más flexibilidad para estar con tu familia

Otra de las ventajas de tener un negocio propio es que si te organizas bien y logras ser productivo, tienes más flexibilidad para estar con tu familia y amigos.

De hecho, puedes convertirte en un nómada digital ganar dinero por Internet mientras viajas con tus familiares.

Desventajas de tener un negocio propio

Ahora mostraremos el lado negativo de tener un negocio propio. Veamos:

La responsabilidad es mucho más grande

Cuando eres dueño de tu propio negocio toda la responsabilidad recae sobre tus hombros, es por eso que es muy importante que te prepares muy bien antes de emprender, sobre todo a nivel financiero, académico y psicológico.

Los riesgos son mayores

Son muchas las cosas que te juegas cuando tomas la decisión de emprender. Podríamos decir que siempre existirá el riesgo y la posibilidad de que el negocio no funcione, que pierdas dinero y que tengas que volver a buscar empleo.

Tienes que preocuparte de todas las áreas de la empresa

Una de las grandes diferencias que existe entre tener un puesto fijo en una empresa y ser el dueño de un negocio es que en el primero solo tienes que preocuparte por tus propias responsabilidades y actividades, mientras que en el segundo debes estar pendiente de todas las áreas de la empresa.

Sí, a pesar de que tengas otras personas ayudando en el negocio, un emprendedor siempre deberá  vigilar y supervisar que todo funcione bien.

Puede ser que trabajes demasiado

Cuando hablábamos de que cuando emprendes no tienes horario fijo no solamente nos referimos al hecho de que puedes tener tiempo libre cuando quieras, sino también a que en caso de ser necesario, puede ser que tengas que trabajar demasiado.

Puede ser estresante

Tener un negocio propio puede ser estresante: tener la incertidumbre y miedo de no vender lo suficiente para pagar las cuentas es algo prácticamente inevitable.